A fines del siglo XIX llega a un circo un desconocido (Narciso Ibáñez Menta) que se ofrece para aprender cualquier oficio y trabajar de lo que sea. Cuando se le pregunta el nombre, responde “Ese” a secas y su mayor virtud es saber recibir bofetadas.

Comentarios desactivados